Día a Día / Santa Rosa de Copán y Gracias, Lempira

/, Día a Día/Día a Día / Santa Rosa de Copán y Gracias, Lempira

Después de una intensa semana en Chamelecón, nos movilizamos hacia el occidente de Honduras, una zona bajo sus propias reglas y con una frágil tranquilidad. Desde el siglo XIX ha sufrido varias batallas a lo largo de su historia y hoy enfrenta una batalla muy estructurada hasta lo mas interno de su propio territorio. El narcotráfico y la apropiación ilegal o forzada de tierras, una lucha desigual entre transnacionales y los campesinos que la defienden con su manos llenas de tierra abonada por las muertes de sus ancestros.

IMG_5526

Primera parada, Santa Rosa de Copán.
Su estratégica ubicación la pone en el centro de un triángulo convulsionante, al este se encuentra la ciudad de San Pedro Sula y al oeste la frontera de El Salvador y al norte la de Guatemala. Por lo que la hace un punto ciego para el tráfico de drogas, personas, bienes, etc.

Pero lo que se escucha de ella es que es una ciudad tranquila, pasiva y silenciosa a la sombra de los dioses mayas de Copán.

Una vez ahí encontramos una ciudad inquieta, activa, llena de cultura y deporte. Observamos a las personas ir de aquí para allá, invitándonos a las diferentes actividades nocturnas que tienen como principales observadores a figuras moteadas en carros verdes sin brillo. Pasaron los minutos y nos encontramos con Yary, nuestra colaboradora del Centro de las Artes y el Patrimonio (CAP). Por fin ponemos cara a esas pláticas bilaterales que formaban personajes imaginarios compuestos de textos en el cuerpo de un correo.

Primer día, de uno en uno llegan los participantes al taller, después de 15 minutos parecía que nos conocíamos hace 15 años, nos unía la pasión por el arte y cómo este puede cambiar vidas. Estos jóvenes en su mayoría músicos y un actor escénico. Les interesaba el poder descubrir como combinar su experiencia artística con la apropiación del espacio público.

Segundo día, comenzamos a profundizar en la vida privada de la ciudad, mientras con ellos comentábamos sobre ideas aún sin forma y color, nosotros les preguntábamos cómo una ciudad tan cercana a San Pedro Sula parecía estar aislada y en otro ritmo de vida, en otra realidad. Ellos no tuvieron ningún titubeo al decir que era por la diferentes acciones que ejecuta la ciudadanía en general.

Aquí los jóvenes invierten su tiempo en actividades culturales o deportivas, los jóvenes tienen opciones para invertir su tiempo libre. Se desarrollan programas desde organizaciones internacionales, gubernamentales y ciudadanas para que los jóvenes participen.

-Parece que aquí no pasa nada malo entonces, dijimos. – No es así, puntualizó uno de los chicos. -Lo que pasa que aquí el crimen organizado funciona en otra lógica, acá a ellos les interesa que no exista la violencia común, así ellos y sus actividades pueden pasar desapercibidas. Comenzamos a preparar el lugar…

Tercer y cuarto día, Al fin, frente a un lienzo grande y virgen, comenzamos a definir las ideas que los chicos han creado y que pueden ir en el mural con un discurso más flexible y de perfil menos recio que los de Chamelecón. Pero no esta lejos de tener un discurso potente y una voz fuerte, que grita ¡Santa Rosa de Copán, ¡+ Creativa – Violenta!. Un mensaje que resume lo que hemos vivido en estos días. Una figura al estilo Keith Haring, recuerda más allá de su estética, su discurso, ¡Inclusión para todos! en este caso, una inclusión y apoyo a las personas con capacidades especiales.

 

IMG_5762

Segunda parada, Gracias, Lempira.

Ahora nos movemos a una ciudad intermitente.

La ciudad pareciera haberse detenido el día que nos fuimos de nuestra última visita, las calles, los empapelados y el grafiti que hicimos están ahí, exactamente como los dejamos.

Nos encontramos con Ángel, un amante de su tierra que quiere verla latir al mismo ritmo de las ciudades que ha visitado en sus viajes por el mundo. Aquí hay una curiosidad: vive bastante extranjero y refugiados.

Un chico del taller es un refugiado, nos cuenta que el realmente es de Santa Rosa de Copán, pero que por amenazas de muerte a su familia por parte del crimen organizado se han movilizado acá, el taller le emociona más allá de pintar en una pared, dice que le recuerda sus días en Santa Rosa, donde estaba relacionado a la cultura urbana.

El taller se realiza en una escuela casi abandonada, algunas pinturas realizadas casi empíricamente adornan las paredes que se mantienen en pie por el pasión de las docentes, que son casi voluntarias, ya que hace meses no reciben su pago.

Aquí el discurso tiene otras tonalidades, las ideas que surgen están más orientadas al medioambiente, la superación personal, temas de género e igualdad.

Debo contar que aquí vivimos una experiencia muy especial, de esas que te marcan, uno de los participantes era sordomudo, nunca habíamos tenido que dar este taller tan poco convencional y tener ahora que ir improvisando y aprendiendo como comunicarnos con él, pero debo decir que más que difícil, ¡fue una experiencia hermosa!.

Así nuestra segunda gira agonizaba en las próximas 6 horas de camino hacia Tegucigalpa. Regresábamos cansados físicamente, pero con la batería emocional a tope. Colectivo Garawa.

Ver Galería

 

By | 2017-12-20T09:33:16+00:00 junio 18th, 2015|Categories: Blog, Día a Día|0 Comments

Leave A Comment