Día a Día / Chamelecón

/, Día a Día/Día a Día / Chamelecón

DSC09613

Comenzamos nuestro viaje desde Tegucigalpa, la sexta ciudad más violenta del mundo, nuestro destino… San Pedro Sula la ciudad más violenta del mundo.

En San Pedro nos espera un grupo de jóvenes que viven en Chamelecón, una de las tres colonias más peligrosas de esta ciudad. Nunca los hemos visto, solo hemos intercambiado algunos correos y un par de llamadas. Nos citamos en una gasolinera de la entrada a Chamelecón, la razón, no podemos entrar hasta que ellos lleguen y nos presenten ante la mara, en este caso la Mara 18.

Los jóvenes que nos esperan pertenecen a dos colectivos Ojo Joven y Warriors Crew, colectivos que están tratando de hacer un cambio en su comunidad, trabajan con jóvenes desde los 8 a 25 años, muchos de ellos y ellas exmienbros de la Mara 18. Su trabajo es muy práctico pero no sencillo, darles una oportunidad a estos jóvenes que se ven acorralados por la mara y la policía que los tilda de delincuentes, les enseñan break dance, rap, fotografía y con nuestra colaboración arte callejero. Esto con dos propósitos, mantener su mente y cuerpo ocupados para no rendirse ante la influencia de sus amigos, hermanos, padres muchos de ellos mareros y la otra darles una oportunidad para poder vivir o como dicen ellos sobrevivir con su arte.

Así comenzamos el primer día de taller, emocionante y escalofriante a la vez, pero al ver a estos jóvenes motivados contándonos sus sueños, metas y sobre todo sus vivencias en este lugar, nos da una tenue tranquilidad. El lugar donde estamos está dividido por La Frontera, una calle de apenas dos carriles que divide la Eben-Ezer y la 15 de septiembre, la primera controlada por la 18 y la segunda por la MS. Al caminar por esa calle es difícil comprender la importancia de esta división imaginaria “le dicen la frontera, porque el que pasa de un bando al otro, se muere” nos dice un joven de 20 años. Así pasaron los días del taller en la seguridad de las oficinas de FUNADEH, donde aún ahí fuimos testigos cercanos de un enfrentamiento entre militares y miembros de la 18. Pasado esto llegó el momento de la práctica, utilizar aquellas paredes que antes ocupaban una marca de territorio, ahora se convertirán espacios con mensajes, de paz, alegría pero sobre todo libertad. Fue un día provechoso e inspirador, al caer la tarde en la casa donde nos hospedábamos llega un chico de aproximadamente 17 años, con un seco y claro mensaje, “cuando filmen las intervenciones en la calle, no filmen ni 5 grados a la izquierda, ni 5 grados a la derecha, sino… no respondemos”, nos mira y se despide.

Eso no nos detuvo, pero si tomamos las medidas necesarias, pintamos en 4 espacios de la Eben-Ezer, los vecinos se alegraban a lo lejos por lo que hacíamos, pero nadie se acercaba ni dice nada, ni sé si por miedo o pena.

Así el taller “Iniciativas ciudadanas en prevención de la violencia” desde el arte callejero, era un éxito, dejamos una semilla en estos jóvenes que replicarán lo aprendido para así seguir en su lucha de cambiar la situación donde les ha tocado vivir.

Y nosotros comenzamos esta travesía para demostrar que Día a Día existen personas que trabajan desde sus posibilidades para cambiar este país. Así como nosotros lo hacemos con las nuestras. Ahora seguiremos a Santa Rosa de Copán. Colectivo Garawa.

Click aquí para ver Galería

By | 2017-12-20T09:33:17+00:00 febrero 20th, 2015|Categories: Blog, Día a Día|0 Comments

Leave A Comment